Con la natación en la sangre

Tania Suárez 07/07/2016 08:24

Clasificar a unos Juegos Olímpicos es el máximo sueño que puede tener un deportista, y la nadadora guatemalteca Valerie Gruest puede presumir que a su corta edad (17 años) formará parte de la delegación de su país que acudirá a Rio 2016.

“Hice mi marca en el Campeonato Nacional de las Bahamas en los 800 metros libres, una competencia con mucho nivel, bastante dura de principio a fin, pero estoy súper contenta de haber logrado la clasificación a Juegos Olímpicos”, compartió Valerie para Claro Sports.

Gruest, quien se une a Luis Carlos Martínez como los representantes guatemaltecos de la natación en Rio 2016 ha desarrollado la pasión por el deporte desde pequeña, pues  viene de una familia con tradición olímpica.

Su madre, Karin Slowing, participó en los Juegos de Los Ángeles 1984 y veinte años más tarde, su tía, Melanie, compitió en Atenas 2004. Ahora es el turno de que Valerie, de la mano de su madre quien además es su entrenadora, cumpla el sueño de disputar una justa olímpica.

“Desde que era muy pequeña siempre me ha encantado el agua, ha sido un lindo deporte para mí, poco a poco de esa pasión por el agua, empecé a competir a los 4 años. Me encanta la sensación de estar en el agua (...) es un deporte que me ha abierto la ventana a muchas oportunidades”, comentó Valerie.

La dedicación y el esfuerzo de la nadadora guatemalteca le ha traído varias recompensas, entre ellas el alcanzar otro de sus grandes “sueños”: una beca en la Universidad de Northwestern en Chicago, donde comenzará a estudiar Economía en septiembre.

La clave del éxito para Valerie ha sido llevar un buen balance entre su vida personal, los estudios y el deporte, pues a su edad lo que parecería un sacrificio es una inspiración.

“Mi mayor motivación es ser feliz en lo que hago, y la natación es una pasión que tengo desde pequeña”, señaló Gruest, quien dedicará los siguientes días a entrenar intensamente y continuar con la última etapa de sus estudios en Guatemala antes de partir a Río de Janeiro.

En sus primeros Juegos Olímpicos, la nueva promesa de Guatemala quiere representar dignamente a su país y dar lo mejor de sí misma, pero lo más importante es que irá a disfrutar de cada momento de esta experiencia que será “el premio de todos estos años de esfuerzo”.

¿Qué opinas?